¿Cómo encontrar un padre espiritual?

En los últimos meses hemos visto que es fundamental tener un acompañante espiritual. En ese articulo queremos presentar 5 pasos para encontrar una guía para tu viaje

Una pregunta que nos hacen cada vez más: «¿Cómo se encuentra un padre espiritual?». Hoy tratamos de darte algo de información sobre esto.

Si has entendido que te conviene tener un acompañante, alguien que te ayude en tu camino de fe (o incluso en tu discernimiento vocacional), el primer paso que debes dar es buscar una acompañante espiritual (¿No ¿sabes realmente lo que significa tener un “padre” espiritual” o un acompañante? Entonces te remito a esta publicación donde está claro desde cero quién es el acompañante espiritual y qué papel puede desempeñar para ayudarnos en nuestro viaje de la vida!).

Te advierto de inmediato: ¡no es fácil! En estos días, encontrar personas adecuadas e incluso disponibles es realmente difícil. Pero no te rindas. Vamos a ver qué pasos puede dar concretamente.

Paso 1: oración

Ante todo, es importante que te pongas en la actitud correcta: la de oración, la de pedir un don. Sí, un acompañante espiritual es un don, un don de Dios, y como tal hay que considerarlo, abandonando toda pretensión y toda exigencia estricta del tipo “todo y ahora”.

Pídele al Señor este don con confianza, y trata de estar seguro de que Él dispondrá las cosas de la manera que más te ayude en tu camino.

Permaneciendo siempre en actitud de oración y seguros de que lo que recibiremos será siempre y en todo caso un don gratuito, tendrás que poner manos a la obra para encontrar realmente una acompañante para tu camino, haciéndote fuerte en la clásica expresión de San Ignacio de Loyola:

“Funciona como si todo

de ti dependía,

sabiendo en todo momento

que todo depende de Dios”.

Paso 2: qué tipo de persona buscar

Primero deberá comprender qué tipo de persona está buscando. Hicimos un post ad hoc sobre las características que debe tener un guía espiritual, lo puedes encontrar en este enlace: «Cómo debe ser un padre espiritual». Léelo, así te harás una ideaù.

La publicación que acabamos de mencionar te ayuda a hacer dos operaciones preliminares:

por un lado, estrechar el horizonte: habrá que buscar a una persona que tenga las características adecuadas, cualquiera no es bueno. Ciertamente no se trata de encontrar a Jesucristo en persona, sino de encontrar a alguien que en serio siguió a Jesús como su discípulo, esto sí; en cambio, amplía el horizonte: quizás puedas tomar en consideración a personas en las que nunca habías pensado; no sólo un sacerdote por ejemplo, sino también una monja, un fraile, un laico, una persona casada…

Paso 3: mira a tu alrededor

Después de eso, mira a tu alrededor; en muchos casos, es posible que ya conozcas a alguien que pueda hacerlo por usted. ¿Hay entre tus conocidos, incluso lejanos, personas que podrían ser adecuadas para ti? ¿Alguien que viva su fe con seriedad y compromiso, con alegría y entrega?

Trata de pensar en las personas con las que sales o en alguien de quién hayas oído hablar. Intenta pensar en los lugares que frecuentas: tal vez haya una iglesia cerca, o un cura o un convento de monjas en tu ciudad. A veces tenemos al alcance de la mano realidades preciosas, en las que ni siquiera hemos pensado.

Paso 4: buscar una realidad eclesial

Sí, realmente no conoces a nadie, entonces puedes buscar una referencia en tu área: simplemente puedes empezar desde tu parroquia, o desde un santuario o convento.

Muchas diócesis también disponen de un servicio ad hoc para ello: busca en el sitio web de tu diócesis puedes encontrar información al respecto.

Google también puede ser tu aliado en esta búsqueda: prueba a ver si usas Maps, por ejemplo, podrías encontrar una realidad religiosa de tu región que quizás aún no conozcas.

De hecho, en Chile la presencia de la Iglesia ciertamente está disminuyendo en los últimos años, pero es fuerte y está muy extendida en todo el territorio. Aquí, sin embargo, muchas realidades todavía están activas en todas partes: ¡solo hay que buscar, con paciencia y confianza!

También nosotros frailes franciscanos conventuales de la delegación de Chile estamos disponibles. Sin embargo, no podemos seguir personalmente a todos, especialmente los que están lejanos de nosotros, pero por los que viven cerca de nuestras comunidades en Santiago y en Curicó estanos disponibles para acompañarlos.

Si deseas ser acompañados en tu discernimiento vocacional escríbenos: nos conoceremos mejor y podremos indicarte un acompañante que pueda seguirte y ayudarte en tu proceso de discernimiento. 

Paso 5: pide una primera reunión

Cuando hayas identificado a alguien que pueda hacer por ti, el primer paso es pedir tener una pequeña charla inicial de conocimiento, en la que puedas presentarte y contar tu deseo. Luego evaluarán juntos cuál son los pasos que hacer por tu propio camino de acompañamiento espiritual.

En cuanto a los próximos pasos del camino con el acompañante espiritual, te remito a este post donde trato de explicarlos paso a paso.

Buena búsqueda y buen viaje a todos.

p. Nico (OFMConv)

Deja un comentario

Contacto
close slider