Santiago

El Santuario Inmaculada Concepción, ubicado en el “25 de Santa Rosa”, en la Comuna de San Ramón, desde hace dos siglos es una presencia franciscana emblemática en la zona sur de la Capital. Nace hace dos siglos con la llegada de los Franciscanos Menores (OFM) en 1824, fecha en la que los frailes levantaron una capilla en un sector rural en las afueras de la ciudad de Santiago. En 1901 se demolió la capilla y se construyó la iglesia actual, inaugurada el 22 de septiembre de 1907. Después de la partida de los Menores en el año 1988, los Franciscanos Conventuales (OFMConv) llegamos para administrar el Santuario a partir del 15 de marzo de 1998, erigido a parroquia en 2003. Bajo el alero del Santuario se encuentra también la capilla “Jesús nuestra esperanza”.

Al costado del “Parque de la Bandera”, en el cruce de Avenida Santa Rosa con Américo Vespucio, el continuo tránsito de personas hace del Santuario Inmaculada Concepción un punto de referencia para feligreses y para todos los que quieren elevar a Dios una oración, siendo el campanario y el “Cristo de la Calle” el foco de atención de muchas miradas deseosas de una bendición por parte de Dios, camino al trabajo o al hogar.

Su belleza arquitectónica, su patio acogedor y en particular su histórica relevancia espiritual en la vida de muchas familias del sector, lo hacen un punto de referencia para muchas personas que concurren al Santuario en las Misas dominicales o para recibir un Sacramento o encontrar la disponibilidad de uno de los hermanos y sacerdotes de la comunidad, a veces para integrarse en los grupos y comunidades de base de la comunidad parroquial.

Además de la vida espiritual de parroquianos y peregrinos, los frailes franciscanos acompañamos la atención social que se brinda a muchas personas del nuestro entorno, en particular a los migrantes gracias a nuestra Fundación Bienvenido Hermano, a los pobres y necesitados gracias a la Pastoral Solidaria, y a niños, jóvenes, universitarios, mujeres, enfermos y adultos mayores en diferentes pastorales y proyectos.

Los cuatro hermanos franciscanos que actualmente conforman la comunidad son los italianos Christian y Matteo y los rumanos Augustín e Irinel. Cada cual comprometido con diferentes pastorales del Santuario y de la Capilla, atienden además las necesidades espirituales del Hospital Alberto Hurtado y de tres colegios de la zona, el Liceo San Francisco entre ellos.

El 8 de diciembre, culminación del Mes de María y de la novena de la Inmaculada, es la Fiesta de nuestra Patrona, mientras que las novenas de San Francisco y de San Antonio son los demás momentos relevantes con los que el Santuario complementa la vida litúrgica de la Iglesia.