Fray Augusto, fraile para siempre…

El pasado 03 de septiembre en la Parroquia Jesús de Nazaret de Curicó, con la presencia del Vicario Provincial Fray Gilberto Depeder acompañado de los demás frailes con presencia en Chile, vivimos como comunidad un lindo, gozoso y esperanzador momento, en el que la Orden Franciscana de la Provincia Italiana de San Antonio de Padua, recibió los votos solemnes de Fray Augusto Urzúa, joven curicano que se convirtió en el primer fraile profeso solemne chileno. 

Llenos de orgullo, atesoramos esta gran instancia de encuentro con Dios, en el que recordamos el camino de fe recorrido por nuestro amigo y de todos quienes se han hecho parte de su formación teológica, franciscana, espiritual y de misión: fray Emilian D., su primer vice rector, fray Sidifredo de la C., Maestro de noviciado en Colombia, los formadores italianos: fray Antonio R. y fray Alessandro Z. No podemos olvidar a fray Pedro B. y a fray Enrique B. que, con sus años, sabiduría religiosa, y cariño siguieron y siguen atentos e interesados en su camino de formación. 

En este día de profesión, fray Augusto estuvo acompañado por los frailes, sus familiares, comunidad y amigos de Santiago y Curicó, de manera remota por la comunidad de Copiapó, por fray Benjamín Castro (fraile curicano en formación) y otros frailes de la casa de formación de Italia en la transmisión en vivo y otros amigos y hermanos frailes del mundo se conectaron.

En el marco de una celebración como la que vivimos con nuestro amigo, se destaca el profundo amor, dedicación y fe que ha puesto a este tiempo de formación, y que, con la ayuda de Dios, la oración personal y de la comunidad, el acompañamiento espiritual de los frailes y los buenos deseos de su familia en Chile ha podido enfrentar positivamente las dificultades. Con profunda emoción, se escuchó en la homilía cuando Fray Tullio Pastorelli leía de la carta de Augusto: “Todavía siento con fuerza en mí el llamado por Dios, siento su presencia en mi vida, siento que se acostumbra a mis ritmos y me quiere con mis límites. Siento al final que soy llamado por Dios y deseo seguir a responder a su llamado; ¡y creo que esta forma de vida religiosa franciscana será la mejor manera para seguir a Jesús!”.

Finalmente, luego de vivir este anhelado y emocionante momento tanto de los frailes como de la comunidad completa, se compartió en el patio de la parroquia con el nuevo fraile profeso y toda la comunidad, en donde, después de muchos años sin vernos ni abrazarnos, se pudo felicitar por este nuevo paso de vida a Augusto y recordarle que seguiremos rezando por él y que no dude nunca que sus amigos estamos cerca en la oración. 

Por último, citamos a Fr. Tullio Pastorelli en la homilía dijo: Gracias a Augusto por tu testimonio de vida religiosa franciscana, que nos dice que también hoy es posible entregarse totalmente a Cristo y a los hermanos. Tu vida espiritual, tu valentía, tu generosidad, tu altruismo, tu manera de ser alegre y fraterno, son virtudes que te caracterizan, cualidades que no son tanto comunes y con tu Profesión solemne nos dices hoy que seguir a Cristo a ti te sale como un acto espontáneo del corazón; un sentimiento noble, que da alegría, paz y serenidad”.

Fray Augusto Urzúa, querido amigo y fraile, nos sentimos todos profundamente agradecidos del regalo que hoy le entregas al Señor, y nos queremos hacer partícipes siempre en tu vida en la oración y misión. La delegación de Chile, los frailes de la Provincia Italiana de San Antonio de Padua, otros frailes de la Orden, tu familia, tus amigos, tu comunidad de Copiapó, Curicó y Santiago, te dan su apoyo y bendición bajo el amparo y los ojos de amor de nuestra madre la Virgen del Carmen, patrona de Chile y de todos los santos franciscanos. 

Muchas gracias y que ¡viva la vocación franciscana!

 Paz y Bien.

Verónica B. Ríos Cáceres

Deja un comentario

Contacto
close slider