Maestro que quieres que haga…?

En el evangelio de hoy Jesús como en el evangelio del domingo pasado se muestra como un maestro, un guía espiritual para quien quiere seguir sus pasos.

El domingo anterior era el joven rico, que con su anhelo de Dios se acerca a Jesús para  pedir un consejo sobre cómo obtener la vida eterna, la vida en abundancia, pero no se sintió capas al escuchar que debía despojarse de lo que le daba seguridad, el dinero.

Con la pregunta hecha por sus discípulos, Jesús enseña a sus discípulos a despojarse de la idea mundana de salvador para asumir la verdadera.

<<Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo, se acercaron a Jesús y le dijeron:

Maestro, queremos que nos concedas lo que te vamos a pedir.

Él les respondió: ¿Qué quieren que haga por ustedes?

Ellos le dijeron: Concédenos sentarnos uno a tu derecha y el otro a tu izquierda, cuando estés en tu gloria.>>

<< (…)el que quiera ser grande, que se haga servidor de ustedes; y el que quiera ser el primero, que se haga servidor de todos.

Porque el mismo Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida en rescate por una multitud”. >>

Los discípulos en el evangelio de Marco hacen un camino de fe, de conocimiento de Jesús como hijo de Dios.

Esto no sucede de inmediato, sino que toma tiempo, lo fueron asimilando poco a poco. Los discípulos se dan cuenta de una forma más completa de que Jesús es el hijo de Dios en el momento de la resurrección.

Los discípulos, antes de la resurrección, les costaba entender la figura de Jesús porque contrastaba con la figura de mesías que tenían. Ellos pensaban a un mesías militar que gobernaría Jerusalén. Jesús va más allá de esa imagen, Los hace hacer a un lado esa imagen del mesías político-militar por uno que se pone a servir.

A veces tratamos de encasillar a Dios en nuestras categorías, de someterlo a nuestra voluntad para poder satisfacer nuestros intereses mundanos; buenos, pero mundanos y se nos olvida que Dios es mucho más grande, que no se rige por nuestras leyes, sino por las suyas.

<< “Ustedes beberán el cáliz que Yo beberé y recibirán el mismo bautismo que Yo. En cuanto a sentarse a mi derecha o a mi izquierda, no me toca a mí concederlo, sino que esos puestos son para quienes han sido destinados”.>>

Beber del cáliz che bebió Jesús significa que como seguidores de Jesús no podemos esperarnos un trato diferente. Ser cristiano hoy no es fácil, ni lo fue también para los apóstoles, es motivo de escándalo para mucho “todavía crees a esas cosas”, motivo de burla para otro. 

Jesús no nos enseñó a vivir sin dolor, sin dificultad, basta mirar su vida, sino que nos enseñó a afrontarlas como Él lo hizo << “Si alguien quiere venir en pos de Mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y que Me siga.>> que es la voluntad, el coraje de escoger ser humano a la manera de Jesús, de aprender a sobrellevar las dificultades de la vida con fe.

fray Augusto Urzua (OFMConv)

Deja un comentario