Copiapó

Es la ciudad donde se originó nuestra primera comunidad en tierra chilena. Fue fundada el 8 de diciembre de 1744, aunque su origen es anterior a la llegada de los españoles a este lugar. Se ubica a 806 km de Santiago, en el norte de Chile, en la III Región de Atacama que toma su nombre por el gran desierto de Atacama, famoso por ser uno de los más secos del mundo. 

La ciudad vive un momento de fuerte crecimiento demográfico debido a la llegada de muchos hermanos migrantes atraídos por la oportunidad de nuevos puestos de trabajo creados especialmente por la apertura de nuevas minas. Nuevas y grandes construcciones, pero también nuevos sectores habitados por gente muy pobre; la ciudad está creciendo, pero la administración no puede garantizar los servicios básicos (escuela, salud, transporte público), de modo especial en sectores rurales.

La Diócesis de Copiapó está formada actualmente por 21 parroquias, repartidas en un territorio con una superficie de 75.573m2. La parroquia “San Francisco” (donde realizan labores pastorales los frailes) se inserta en un contexto de fuertes contrastes: áreas habitadas por familias de escasos recursos y otras que poseen un poco más. La parroquia incluye 9 capillas, 3 de las cuales están fuera de la ciudad. 

La construcción de la iglesia de “San Francisco” comienza con la llegada de los fanciscanos al Valle de “Copayapu” en 1662 y su forma final actual está fechada en 1872. En 1822 fue completamente destruida por un terremoto, lo mismo sucedió en 1849 y resistió a pesar de los daños del cataclismo de 1922. Al lado de la iglesia se encuentra el convento de “San Francisco del Valle”, fundado en 1662 por los franciscanos y reconstruido tras el terremoto. 

Los lugareños tienen un especial afecto hacia su historia y tradiciones, tal es el caso de la figura del “padre negro” (Crisogono Sierra y Velásquez), un fraile franciscano que permaneció en la parroquia y luego en Caldera donde se desempeñó en medio de una misión itinerante junto a los más pobres del lugar. Por otro lado, los hermanos de Copiapó manifiestan una devoción de fe a la “Virgen de la Candelaria”, quién fue encontrada por un minero en 1780, dicha festividad es celebrada en el mes de febrero.

 

Actualmente la comunidad del convento “San Francisco” está compuesta por tres frailes:

  • Fr. Fabrizio Restante, Guardián y párroco.
  • Fr. Jack Ginting.
  • Fr. Ramón Zas.